martes, 7 de marzo de 2017

8 Marzo 2017-VIOLENCIA MACHISTA, CRIMEN DE ESTADO

 8 DE MARZO. SUS ORÍGENES.
Según la versión comúnmente aceptada sobre su origen, el 8 de marzo es una jornada de lucha feminista en todo el mundo en conmemoración del día 8 de marzo de 1908 en el cual las trabajadoras de una fábrica
textil de Nueva York llamada Sirtwoot Cotton declararon una huelga en protesta por las condiciones insoportables de trabajo. El dueño no aceptó la huelga y las obreras ocuparon la fábrica. El dueño cerró las puertas y prendió fuego muriendo abrasadas las 129 trabajadoras que había dentro. El color malva pasará a ser el símbolo de este día, por ser el color del tejido que estaban trabajando estas mujeres cuando les sorprendió la muerte.
En 1910, en la II Conferencia de Mujeres Socialistas, Clara Zetkin propuso el 08 de marzo como día internacional para reivindicar los derechos de las mujeres.
Tuvieron que pasar varios años para que la Asamblea General de Naciones Unidas, en el acta de 1977 (resolución 32/142), proclamase el día 8 de Marzo como el Día Internacional de los Derechos de las Mujeres. A partir de ese momento, en la mayoría de los países integrantes de Naciones Unidas se celebra este día.
En 1993, Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres definiendo esta violencia como actos relacionados con tres esferas, una de ellas es la violencia que se produce en el seno de la familia.

VIOLENCIA MACHISTA CONTRA LAS MUJERES EN 2017.
Y es esa violencia la que está marcando trágicamente el inicio de 2017. Aún a riesgo de errar en el cómputo, diversas fuentes sitúan en 20 el número de mujeres asesinadas por violencia machista hasta el 1 de marzo. De seguir con ese escalofriante ritmo, al finalizar 2017 podríamos estar hablando de alrededor de 120 mujeres, cuando en 2016 el número no llegó a 60. Las estadísticas, además, no suelen recoger el número de niñas y niños que quedan huérfanas de madre, lo que les convierte igualmente en víctimas de esta violencia.
No existe problemática que en la actualidad supere en cuanto a su horror y gravedad a esta abominable situación. Una violencia que llega a su extremo de provocar la muerte, extendida en todos los ámbitos sociales, económicos… y que estamos empezando a asumir como algo habitual y cotidiano.
Es hora de que el conjunto de la sociedad diga basta y se plante, sí, pero también es imprescindible sentar las bases para que esa reacción sea encauzada debidamente y sea efectiva. Desde los poderes públicos, más allá de declaraciones llenas de palabras ya demasiado oídas y convocatorias de unos minutos ante cada muerte, se deben poner todos los medios económicos y políticos para que tanto las víctimas como su entorno sepan que sus denuncias, desde la primera, estarán realmente respaldadas y servirán para poner freno a la violencia. Es incomprensible que las órdenes de alejamiento no sean efectivas, que la mujer maltratada y –en su caso- sus hijos no tengan, o bien prioridad sobre la ocupación del hogar, o bien una alternativa habitacional para salir del hogar donde se producen las agresiones, etc., etc. No hace falta seguir con las medidas a adoptar, son tan conocidas y evidentes que no se entiende que el Estado no se vuelque en su aplicación.

PARO MUNDIAL EL DÍA 8.
Este 8 de marzo, el movimiento feminista mundial, representado en colectivos de mujeres de cerca de medio centenar de países de los cinco continentes, ha convocado un paro simbólico, con el fin de «manifestar su frontal rechazo a las políticas neoliberales que condenan a las mujeres, las discriminan y las invisibilizan pese a los logros y derechos conseguidos tras décadas de lucha y reivindicación», tal y como recoge el texto en el que se apoya la solicitud.
En el Estado español la misma se materializará en paros simbólicos que tendrán lugar el miércoles entre las doce y las doce y media del mediodía, además de otras acciones y movilizaciones de concienciación y denuncia.
A las doce, delante de todos los Ayuntamientos está convocada una concentración para hacer
visible la acción ante toda la sociedad.

N’ASTURIES.
N’Asturies, Muyeres en Llucha de la CSI, xunto cola Plataforma Feminista d’Asturies y otros collectivos, convoquen una Xornada de Llucha y Solidaridá, que se plasmará en:
Sofitu a les compañeres en güelga de les Cafeteríes del Campus Universitariu de
Xixón, que cola so llucha nos enseñen tolos díis lo que ye la dignidá:
De 9 a 16 h - Piquete y caxa resistencia (collabora, son los únicos ingresos de les compañeres, y ye la única manera que tenemos la clase obrera de poder lluchar, la solidaridá).
De 11 a 12 h - Concentación d’apoyu.
Y dempués...
MANISFESTACIÓN "TOES SOMOS REFUXAES"
19:00 h - Paséu de Begoña - Xixón

EN MADRID. HUELGA DE HAMBRE DE LAS COMPAÑERAS DE LA ASOCIACIÓN VELALUZ.
Desde el 9 de febrero, un puñado de mujeres pertenecientes a la Asociación Ve la luz mantiene una
huelga de hambre en la Puerta del Sol para gritarle a una sociedad dormida que nos están masacrando mientras nadie hace nada. Son Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia, y a pesar del frío, de la lluvia y de la indiferencia de la inmensa mayoría de instituciones y organizaciones, siguen exigiendo un Pacto de Estado en el que el conjunto de la sociedad se implique a fondo ante la discriminación a todos los niveles que sufre la mitad de la población. Estas son algunas de sus afirmaciones:
La víctima sufre un proceso en el que la burocracia supone un dolor añadido. ¿Qué medidas deberían abordarse de manera más inmediata?
Desde el primer momento en que una mujer tiene que acudir a una comisaría a denunciar mal
os tratos, todo se convierte en un largo camino normalmente frío, en soledad y es precisamente en el primer momento cuando la mujer necesita un apoyo máximo por las instituciones. Debería haber muchísimas más ayudas y, sobre todo, un cambio de enfoque totalmente diferente. El sistema las humilla, las maltrata y continua haciéndoles daño.
Los demás. La gente ha situado su zona de confort en la violencia. Nos falta inteligencia emocional: nos da rabia sentir, es mucho más fácil banalizar y no profundizar. No hay cariño entre nuestros referentes. Y nuestros políticos son unos auténticos irresponsables.
¿Está preparada la sociedad para hacer frente a los malos tratos?
Si tú ahora mismo te metes en una pelea, te ves metido en un follón: proceso judicial interminable, amenazas del agresor. El sistema no invita a que haya terceras personas que se impliquen.
¿Y nosotros, a nivel individual, como ciudadanos?
Hemos fomentado el miedo, el egoísmo, el terror, y cada vez somos más individuales. El miedo a perder el trabajo, la vulneración de derechos, sentirte desprotegido te lleva a pegarte hasta por una barra de pan.
¿Y desde el Congreso, qué actitud hacia la violencia machista estáis percibiendo? Porque en sus
discursos continuamente hacen referencia a ello…
No sé cuándo va a entrar en razón el Congreso. Debe de haber una máquina allí que los deshumaniza.
La Ley Integral contra la violencia de género, ¿no funciona, entonces?
Es evidente que no, porque nos están asesinado prácticamente todos los días. Se ha creado una pantomima:
una ley integral que pintaba muy bien, pero que no se dotó para poder desarrollarla. Ninguno de los grupos políticos pudo hacer un informe de impacto de la ley según iban pasando los años. Todos los gobiernos han sido incapaces en esta materia.
Y ¿qué proponéis hacer?
Entendemos que es fundamental que el Gobierno impulse un gabinete de crisis para que la violencia machista sea considerada como una cuestión de Estado. Desde la Asociación hemos elaborado doce puntos muy claros que pedimos al Gobierno que sean desarrollados. No son cosas incomprensibles. Son peticiones que a cualquier persona que empatice mínimamente con una víctima, llegará incluso a sorprenderse de que todavía no se tengan en cuenta. Por ejemplo, pedimos un reconocimiento del Estado a las víctimas de violencia machista que las respalde, las ayude y las equipare a las víctimas del terrorismo. Que se considere víctimas de la violencia machista a aquellas personas que convivan con la mujer maltratada.
¿Un cambio de enfoque en la protección a las víctimas?
Sí, porque esta sociedad aparta a la víctima del maltratador; es ella quien tiene que salir de casa corriendo y cobijarse en otra vivienda, en pisos protegidos, cambiar de vida radicalmente, vivir con el miedo en el cuerpo.
Es la mujer la que, además de sufrir malos tratos, suele perder su trabajo por todos los cambios que pueden llegar a producirse en su vida si llega a denunciar los malos tratos. Las mujeres están siendo víctimas una y otra vez y lo más increíble es que nadie está haciendo nada. El sistema tiene miedo a los maltratadores, y nosotras queremos políticos valientes.
Han hablado mucho sobre el compromiso de un gran pacto de Estado sobre la violencia de género.
¿Qué os parece todo esto?
No queremos un pacto de Estado ya. Queremos un gabinete que empiece a legislar desde antes de ayer. No vale una semana, ni un día ni nada. No valen los minutos de silencio. Con eso no se consigue nada. Medidas concretas y efectivas. Nosotras sabemos bien de lo que estamos hablando…
¿Y nadie ha escuchado vuestras propuestas?
De los grupos políticos, no. El año pasado estuvimos trabajando mano a mano con el PSOE, con quien elaboramos 20 puntos para introducirlos en el programa electoral. Pero todo quedó al final en agua de borrajas. Estamos aquí esperando a que vengan a escucharnos, ya que hemos llamado a sus puertas y no nos han hecho caso.
¿Pero no hay otra manera de conseguir que os escuchen que no sea pasando por una huelga de
hambre?
Parece ser que no. Que no quieren escucharnos. De hecho, estamos aquí y ningún miembro del Gobierno, ningún representante político ha venido a hablar con nosotras. Absolutamente nadie. Y es algo que no consigo llegar a comprender. Están totalmente deshumanizados.



No hay comentarios: